Darío Alberto Sala

Llegado casi en silencio desde Belgrano, una sola temporada le bastó para convertirse en ídolo indiscutido. Debutó el sábado 14 de agosto de 1999, en la victoria 2-1 frente a Almagro como visitante. Comenzó con algunas dudas pero con el correr de los partidos fue mejorando su nivel hasta convertirse en un arquero imbatible. Todavía recordamos su mejor partido, en la noche de Mendoza ante Independiente Rivadavia. Ese día atajó hasta el viento. Mantuvo el arco cerrado durante casi todo el reducido (688 minutos) y sólo fue batido mediante un penal en la final de vuelta con Quilmes, día de la consagración. Los Andes volvía a Primera de la mano de aquel gran equipo que comandaba Jorge Ginarte.
Fue tan bueno el rendimiento del cordobés que muchos lo consideran el mejor arquero en la historia del club, a pesar de su corta estadía en Lomas.
Como dato adicional, es el único arquero de Los Andes que convirtió goles en tiempo regular. Fueron 3, todos de penal: ante Almagro, Español y nuevamente ante el Tricolor de Villa Raffo en el reducido.
Sala jugó 41 partidos en la temporada 1999/00, se ausentó únicamente en el fatídico 3-3 en Quilmes por suspensión. Recibió 29 goles, mantuvo la valla invicta en 20 ocasiones, fue amonestado 5 veces y atajó 1 penal.
* La foto corresponde al sábado 19 de febrero de 2000, en el empate 2-2 ante Temperley en Turdera.